martes, 16 de septiembre de 2014

LA DISTORSIÓN DE PRECIOS LLEGA HASTA EL 200 POR CIENTO EN BIENES DE PRIMERA NECESIDAD

Entre otras cosas manifesté sobre recuperación de la renta minorista "Que el Estado y las organizaciones sociales, por ejemplo cooperativas, recuperen y reduzcan la renta minorista es muy importante."

TIEMPO ARGENTINO - DOMINGO 14 DE SEPTIEMBRE DE 2014
Es el diferencial entre la venta minorista del Mercado Central y las cadenas de supermercados

La distorsión de precios llega hasta el 200 por ciento en bienes de primera necesidad

Los abusos por posición dominante apuntan al sostenimiento de una rentabilidad en dólares que no se condice 
con la capacidad de consumo de las familias y que atenta contra la lógica eficiente del conjunto de la economía.

Un sencillo relevamiento de precios de los productos que venden el Mercado Central (a minoristas), almacenes y supermercados confirma que estos últimos llevan adelante una política de fuertes sobreprecios. 
Tiempo Argentino realizó un relevamiento propio en las tres bocas de comercialización sobre 36 productos que componen la canasta básica. Es que según estimaciones, estos productos forman parte del gasto principal de las familias con menores recursos y también de sectores de la clase media. 
Para una familia tipo, este gasto puede implicar desde el 50% al 60% del ingreso dependiendo su monto.
El objetivo que persigue esta deliberada distorsión de precios es que la rentabilidad de los supermercados se sostenga medida en dólares y con referencia al dólar ilegal. 
Las diferencias son más notorias en verduras y carnes que en productos de almacén y limpieza. El extremo al que se llega es que se pague entre un 160% y un 203% de sobreprecio por productos básicos como acelga, manzana y tomate. En la infografía se discriminan los 15 productos con mayor distorsión, pero el sobreprecio promedio de los 36 es de un 47 por ciento. Un hipotético changuito con estos productos cuesta $ 546,30 en la venta minorista del Mercado Central, $ 779 en almacenes, verdulerías y carnicerías de barrio y $ 802 en un supermercado. ¿Pero por qué tanta diferencia? ¿Se justifica? Héctor Polino, fundador y representante legal de Consumidores Libres, respondió a Tiempo Argentino: "La diferencia se debe a la cadena de valor. Los distintos eslabones van incorporando un plus, que hace que cuando el producto llega a la góndola del supermercado, y de la góndola al changuito del consumidor, el precio haya aumentado desproporcionadamente. En la cadena de valor, normalmente el productor vende un bien a un precio barato, y el consumidor paga un precio caro. Tenemos que bregar para que exista un precio justo", concluyó.
No son los supermercados los únicos que se valen de distintos recursos para perseguir el aumento de su rentabilidad en dólares a través de diferentes herramientas: también otros grupos económicos sostienen una política, no sólo de precios sino también de distribución, en este sentido. Es el caso de los exportadores de soja y de las automotrices, que "encanutan" sus productos a la espera de una nueva devaluación que generaría una rentabilidad mayor por las ventas de este stock. 
Es decir, una especulación mucho más allá de los intereses que benefician al país. Claudio Boada, de Unión de Usuarios y Consumidores, afirma al respecto: "Los precios no están compuestos por elementos objetivos como costos de insumos, logística, mano de obra y publicidad, sino que tienen un alto componente de elementos subjetivos, oportunidad de venta, cautividad de los consumidores y usuarios; por ello decimos que están compuestos por un componente central: la especulación. El mercado central rompe esa dinámica de especulación. Por eso las organizaciones sociales y el Estado, con una lógica distinta a la de las grandes cadenas, tiene que proponerse recuperar la renta minorista." 
Las automotrices, por caso, forzaron reuniones bilaterales por la negativa de algunas terminales a llegar a un acuerdo global para el sector. La mismísima Fiat planteó reservas a la renovación de los créditos para el Pro.Cre.Auto, el programa que busca garantizar la accesibilidad al automóvil. Las reservas pueden ocultar una intencionalidad que va en el mismo sentido: stockear a la espera de una suba del dólar y una mejor rentabilidad. 
En el caso de los supermercados, el recurso consiste en remarcar sobreprecios. Para llevar adelante esta medida, se valen de herramientas como negarse a informar sobre los costos en la cadena del valor. Este fenómeno se da a pesar de que los supermercados gocen de una rentabilidad suficiente. "Por supuesto que los márgenes de ganancias son enormes. Basta observar las nuevas bocas de expendio que inauguran constantemente y su participación cada vez mayor en el mercado de venta en todo el país", afirmó Polino. Este fenómeno explica su resistencia a la ley de Regulación de las Relaciones de la Producción y el Consumo, cuya aprobación restablecería normativas que neutralicen abusos de actores concentrados. Esta resistencia se genera por el límite que la ley pone a que estos grupos puedan seguir formando el precio en función de su rentabilidad, que quieren sostener en dólares. Se trata de una profundización de la política iniciada con el programa Precios Cuidados. 
La remarcación de precios por parte de los supermercados no es un fenómeno nuevo, sino que se sostuvo en los últimos años. Un informe de Claudio Boada realizado en noviembre de 2010 revela: "Alguna cadena ofrece un descuento del 70% en el segundo producto idéntico que se compre y en otra cadena el precio de dos productos es menor que la compra de uno solo. Podemos decir que en el primero de estos casos, el margen de ganancia es de por lo menos 35%, y en el otro de por lo menos 50 por ciento." Del mismo informe se desprende que el sobreprecio también se puede esconder en un descuento. "Un descuento general, sostenido en el tiempo, para la totalidad de los compradores y con la totalidad de formas de pago, claramente muestra el margen de sobreprecio con que contaba dicho producto." ¿Qué deberían hacer los consumidores frente a esta situación? Polino recomienda, "primero, no sólo comparar precios, sino también calidad y cantidad del producto a comprar. Segundo, verificar que el precio que le cobran en la caja coincida con el que se exhibe en la góndola. Tercero, que trate de organizar cooperativas de consumo. Cuarto, que el que tenga posibilidades, haga las compras en el Mercado Central." Boada agrega: "Buscar precios, no fidelizarse ni en marcas ni en lugares en que compra, en situación de costo económico similar buscar comprar a pymes, cooperativas, empresas recuperadas, emprendedores y negocios barriales, y organizarse en cooperativas de consumo." 
La Asociación de Empleados de Comercio de Rosario publicó un ilustrativo informe de la remarcación de los supermercados sobre el valor de compra promedio de las cadenas nacionales e internacionales al 30/7/2014. Para tomar sólo algunos ejemplos que surgen del estudio, mientras el kilo de manzana red comercial está $ 9,16 de costo, una cadena francesa lo cobra $ 22,90, con un sobreprecio del 150 por ciento. El café molido La Virginia de 500 gramos está $ 27,18 de costo, mientras otra cadena lo cobra $ 47,85, con una remarcación del 76,05 por ciento. Y mientras los pañales Huggies están $ 121,54 de costo, otra cadena los cobra con un sobreprecio del 66,39%, a $ 202,23. El dato que surge del informe es que esta importante remarcación guarda una sustancial diferencia con la que llevan adelante Estados Unidos y Europa, donde promedia entre el 7% y el 9% sobre el valor de compra. 
Este fenómeno da como resultado que las familias comprometan una creciente porción de su ingreso sólo en el consumo de productos de primera necesidad. 
Con respecto a la política que debiera llevar adelante el gobierno en este sentido, Polino afirma: "Evitar aumentos en el precio de los combustibles, porque estos se trasladan a los precios y no siempre en la misma proporción, sino lamentablemente en una proporción mucho mayor, y constituir el Tribunal Nacional de Defensa de la Competencia que crea la ley 25.156 del año 1999." 
Boada agrega: "Precios Cuidados y Red Comprar son medidas necesarias y exitosas. Pero necesitaríamos que participe como un actor más en el mercado mayorista. En este sentido, el SuperMercado Central que se intenta abrir en Colegiales, que no es un mercado central en el barrio de Colegiales, sino otro tipo de dispositivo, es una instancia de participación necesaria y que debe tender a ampliarse. Que el Estado y las organizaciones sociales, por ejemplo cooperativas, recuperen y reduzcan la renta minorista es muy importante." 
Un punto para modificar esta situación podría ser la Ley de Abastecimiento, que "permitirá controlar las maniobras del mercado concentrado y cartelizado”, afirma Boada.
El Senado dio media sanción a la reforma de esta ley el miércoles de la semana anterior. Polino remarcó la importancia de una mayor participación de la sociedad "a través de las entidades de defensa de los usuarios y consumidores, que son el camino para avanzar hacia una sociedad más justa". 
Otro pilar para revertir este cuadro está encarnado en el Observatorio de Precios, que "permitirá tener información para trabajar y utilizar las herramientas, y que el Estado pueda en un futuro no muy lejano seguir un producto y tener la trazabilidad del mismo, sabiendo cuáles son los eslabones de la cadena que se produce en cada uno de ellos, y cuánto gana cada eslabón", afirmó Boada. 
Según coincidieron las prinicpales asociaciones de consumidores, la aprobación del paquete de leyes es un punto de partida clave para regular la economía y poner límites a los abusos y distorsiones de precios que sufren en definitiva los consumidores asalariados, que son los que no disponen de las herramientas para modificar libremente sus ingresos, sino que deben esperar la discusión paritaria anual. «


Visiones
"Los distintos eslabones van incorporando un plus, que hace que cuando el producto llega a la góndola, el precio haya aumentado desproporcionadamente en el supermercado." 
Héctor Polino
Consumidores Libres 

"Que el Estado y las organizaciones sociales, por ejemplo cooperativas, recuperen y reduzcan la renta minorista es muy importante."  
Claudio Boada
Unión de Consumidores