jueves, 24 de noviembre de 2016

LAS MIGAJAS QUE CAEN DEL PLATO...


Sólo destaco algún párrafo porque para muestra basta un botón. No hay que darle plata a la gente para que tenga en sus bolsillos y salga a gastar. El consumidor que importa es el del extranjero, y tenemos que colgarnos de los productores de afuera y ver que nos dejan a nosotros. En un mundo que está vendedor, que difícil es esto. Aquí las palabras de Braun  “El modelo de sustitución de importaciones no existe más”, sostuvo ayer el secretario de Comercio, Miguel Braun, durante su exposición en la conferencia de la UIA. Sin medias tintas, el funcionario envió un mensaje directo para las pequeñas y medianas empresas, a las que invitó a transformarse porque el mercado interno dejó de ser una prioridad para el actual gobierno. “Necesitamos mayor integración porque la producción esta globalizada y tenemos que visualizar en qué nichos de estas cadenas globales de inversión podemos integrarnos”, expresó.
Página también publicó las palabras del Ministro Cabrera, que muestran discrepancias ... https://www.pagina12.com.ar/4518-ahora-18-esta-en-gateras



Nota completa de Página 12 del 22/11/16 por Javier Lewkowicz
Fin a la sustitución de importaciones

Modelo para desarmar

“El modelo de sustitución de importaciones no existe más”, sostuvo ayer el secretario de Comercio, Miguel Braun, durante su exposición en la conferencia de la UIA. Sin medias tintas, el funcionario envió un mensaje directo para las pequeñas y medianas empresas, a las que invitó a transformarse porque el mercado interno dejó de ser una prioridad para el actual gobierno. “Necesitamos mayor integración porque la producción esta globalizada y tenemos que visualizar en qué nichos de estas cadenas globales de inversión podemos integrarnos”, expresó. También defendió la flexibilización del mercado financiero con el objetivo de captar inversiones. “Una empresa va a decidir invertir en la Argentina si ve que va a ganar plata. Entonces una de nuestras necesidades es lograr acceso a más mercados para las empresas que quieran invertir”, agregó el secretario.
Las declaraciones del secretario generaron preocupación entre las pequeñas y medianas industrias, quienes vieron amenazada su supervivencia, lo que derivó en una aclaración del ministro de Producción, Francisco Cabrera (ver aparte). En su mayoría, las pymes suelen abastecer el mercado interno. El proceso de sustitución de importaciones no es un fin en sí mismo, sino un paso previo a una matriz productiva diversificada para luego apuntar al mercado externo. El secretario de Comercio consideró que puede saltarse ese proceso. “El modelo de sustitución de importaciones ya no existe más, o al menos existe en muy pocos sectores”, insistió.
Consideró que para que las pymes puedan ser competitivas a nivel global basta con “aumentar la calidad de la producción y alcanzar estándares internacionales”. “La Argentina debe avanzar en acuerdos comerciales estratégicos que no impliquen una apertura indiscriminada sino que deben ser integraciones graduales e inteligentes. Argentina cree en un comercio regido por las reglas internacionales y tenemos que cuidarnos de prácticas desleales y particularmente en preservar el empleo”, afirmó el secretario de Comercio.
El presidente del Departamento de Comercio y Negociaciones de la UIA, Alfredo Chiaradía, tomó distancia de los dichos de Braun y planteó la necesidad de que haya un desarrollo interno de la industria previo a la apertura comercial. El ex vicecanciller advirtió que las negociaciones internacionales deben darse cuando la economía alcanzó un grado de competitividad óptimo para que los acuerdos puedan plantearse desde posiciones fuertes y no en condiciones desventajosas. También estuvo Carlos Foradori, quien participó en su rol de secretario de Relaciones Exteriores, cargo del cual sería removido hoy cuando la canciller Susana Malcorra anuncie cambios en esa dependencia. Foradori puntualizó que para que el país pueda tener una inserción inteligente en el mundo, es primordial el “marketing diplomático”. “Argentina puede tener los mejores precios, pero si ningún país tiene acceso a esa información, no sirve de nada”, concluyó.